Shares

En los últimos días muchos están hablando del Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) o Borderline. Por ello, y para evitar la propagación de información incorrecta o confusa, te traemos en las siguientes líneas lo que deberías saber.

El TLP es una enfermedad mental grave que se distingue por los estados de ánimo, comportamiento y relaciones inestables. La mayoría de las personas con TLP sufren de problemas para regular las emociones y pensamientos, comportamientos impulsivos e imprudentes y relaciones inestables con otras personas. Además, tienen tasas altas de trastornos concurrentes, como depresión, trastornos de ansiedad, abuso de sustancias y trastornos de la alimentación, así como la automutilación, los comportamientos suicidas o suicidios.

Con frecuencia, el trastorno Borderline se considera difícil de tratar. Sin embargo, investigaciones recientes muestran que este trastorno puede tratarse con eficacia y que muchas personas con esta enfermedad mejoran con el tiempo.

  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

Algunos de los síntomas que caracterizan este trastorno son:

  • Reacciones extremas, como pánico, depresión, ira o acciones frenéticas.
  • Un patrón de relaciones intensas y tempestuosas con la familia, amigos y seres queridos, que fluctúa desde la cercanía o amor extremo (idealización) hasta una aversión o ira extremas (devaluación).
  • Imagen propia o autoestima distorsionada e inestable, que pueden causar cambios repentinos en los sentimientos, opiniones, valores o planes y objetivos para el futuro.
  • Comportamientos impulsivos y con frecuencia peligrosos, como comprar en exceso, abusar de sustancias, conducir de forma imprudente y darse atracones de comida, entre otros.
  • Comportamientos o amenazas suicidas recurrentes o comportamientos de automutilación, como cortarse.
  • Ánimos intensos y muy cambiables, con episodios que duran desde unas pocas horas hasta varios días.
  • Sentimientos crónicos de vacío o aburrimiento.
  • Ira inadecuada e intensa o problemas para controlarla.
  • Pensamientos paranoicos relacionados con el estrés o síntomas severos de disociación como: sentirse separado de uno mismo, observarse desde fuera del cuerpo o perder contacto con la realidad

El trastorno límite de la personalidad generalmente comienza durante la adolescencia o la adultez temprana. Algunas personas que la padecen pueden presentar síntomas severos y requieren cuidado intensivo, muchas veces con hospitalización. Otros puede que reciban tratamientos ambulatorios sin nunca necesitar hospitalización ni cuidados de emergencia.

El diagnóstico y tratamiento debe estar a cargo de profesionales de la salud mental con experiencia en el diagnóstico y tratamiento de trastornos mentales. El médico especialista en Psiquiatría es el encargado de detectar el trastorno límite de la personalidad basándose en una entrevista exhaustiva y una charla sobre los síntomas. Un examen médico completo y exhaustivo es necesario para descartar otras posibles causas de los síntomas.

  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

Este trastorno debe ser manejado por Psiquiatras y Psicólogos, pudiendo ser tratado con psicoterapia y, en algunos casos, se podría también recomendar medicamentos para tratar síntomas específicos. Cuando una persona recibe cuidados de más de un profesional, es fundamental que los profesionales coordinen entre sí el plan de tratamiento.

Si conoces a alguien que sufre de esta enfermedad, lo primero y más importante que puedes hacer es ayudar a que tu amigo o familiar reciba el diagnóstico y tratamiento correctos. Puede que necesites hacer una cita y acompañar a tu amigo o familiar a ver al médico. Aliéntelo a permanecer en tratamiento o a buscar otro tratamiento si los síntomas parecen no mejorar con el tratamiento actual.

Esperamos esta información te resulte útil. Recuerda nunca ignorar los comentarios sobre la intención o el plan de una persona de lastimarse a sí misma o a otro. Informa siempre dichos comentarios al médico de esa persona. Y en situaciones de emergencia o que pueden poner en riesgo la vida, puede que necesites llamar a la policía.

 

Shares