Shares

Todos alguna vez hemos experimentado este tipo de molestia. Por ello, en este artículo el Dr. Jimmy Quispe, médico familiar de Smart Doctor, te comenta todo lo que debes saber sobre la lumbalgia.

¿Qué es la lumbalgia?

Es el dolor localizado en la parte baja de la espalda, entre el límite inferior de las costillas y la región glútea. El dolor de la lumbalgia aparece por un mecanismo neurológico que implica la activación de los nervios que transmiten el dolor y el desencadenamiento de la contractura muscular y la inflamación. A veces, también puede conllevar la compresión de la raíz nerviosa.

¿A quiénes afecta con mayor frecuencia?

Afecta tanto a hombres como a las mujeres, se presenta con mayor frecuencia entre los 30 y 50 años, aumentando la prevalencia con la edad. Aproximadamente el 80 por ciento de la población ha tenido o tendrá alguna lumbalgia durante su vida y hasta el 70 por ciento de los jóvenes antes de cumplir los 16 años han experimentado este dolor de espalda.

Resultado de imagen para LUMBALGIA MAYORES
  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

¿Cuáles son las causas?

Tenemos las de origen mecánico, como la escoliosis (alteración de la estática vertebral), contracturas (por sobrecarga mecánica o tensional), problemas degenerativos, fracturas por osteoporosis o traumatismos violentos y hernias.

Las causas de origen inflamatorio son menos frecuentes, por ejemplo, Espondilitis Anquilosante, y existen otras causas aún menos frecuentes como las infecciones y tumores (destacan el mieloma múltiple y las metástasis óseas debidas principalmente a cánceres de mama, próstata, pulmón, riñón, tiroides y digestivos, en ese orden de mayor presentación).

Resultado de imagen para LUMBALGIA
  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

Según la Sociedad Española de Reumatología (SER) la diferencia por sexo y edad va a ser en función de algunas causas. Por ejemplo:

  • La espondilitis anquilosante tiene mayor frecuencia en el varón joven.
  • Las infecciones van a ser más frecuentes en mayores de 50 años.
  • Los cuadros crónicos y degenerativos son más frecuentes entre los 45 y 65 años y, en este caso, sí es algo más frecuente en la mujer (60 por ciento).

¿Hay algunos síntomas asociados?

Las manifestaciones más comunes de la lumbalgia son el dolor local o irradiado, la inflamación y la presencia de contracturas musculares. Por otra parte, según el grado de afectación y compresión radicular se pueden producir alteraciones de la sensibilidad (anestesia, hipoanestesia, hiperestesia, hormigueo, etc.) y alteraciones del movimiento (paresia, parálisis, entre otras).

Resultado de imagen para LUMBALGIA
  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

  • Inactividad física
  • Obesidad
  • Posturas inadecuadas y actividades laborales relacionadas con esfuerzo físico.

¿Qué necesitamos para hacer el diagnóstico?

Las fuentes de información más importantes para conocer las causas del dolor de espalda son la historia clínica y la exploración física del paciente.

El resto de pruebas (radiológicas, analíticas o funcionales) solo tienen valor si los resultados se corresponden con los de la exploración física. Dado que algunas son dolorosas y otras entrañan ciertos riesgos, se recomienda recurrir a ellas solamente cuando los resultados del interrogatorio o la exploración física determinan su conveniencia.

Resultado de imagen para LUMBALGIA
  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

¿Qué medidas preventivas debemos seguir?

Para evitar el dolor de espalda es recomendable hacer ejercicio o, en todo caso, mantenerse físicamente activo, evitar el sedentarismo, alimentarse saludablemente, evitar el tabaquismo y alcoholismo, cumplir las normas de higiene postural destinadas a realizar las actividades cotidianas de forma que la espalda soporte la menor carga posible.

Se puede incrementar el riesgo de padecer dolores de espalda en aquellos que someten al cuerpo a vibraciones, los que requieren movimientos de flexoextensión o torsión y los que obligan a mantener posturas de flexión o hiperextensión. Sin embargo, la realización de ejercicios físicos que desarrollen una musculatura compensada puede paliar los efectos adversos.

¿Qué tratamiento seguir?

Evitar los principales factores de riesgo desencadenantes o agravantes. Según la evaluación médica, se indicará el uso de analgésicos si el dolor no es muy intenso y no hay irradiación a glúteo o pierna. Si estos no son eficaces, se pueden utilizar antiinflamatorios no esteroideos (no se recomienda su uso por más de 14 días). Si no es suficiente para controlar el dolor, el medico puede asociar un relajante muscular por una semana.

Entre otras opciones tenemos, la Intervención neurorreflejoterápica, que consiste en estimular fibras nerviosas de la piel, relacionadas con los nervios implicados en el dolor, la inflamación y la contractura muscular.

En los pacientes que no han vuelto a sus actividades habituales tras seis semanas, debe intentarse comenzar una pauta de ejercicio. Inicialmente pueden intentar actividades suaves y genéricas, como andar o nadar, para evitar que se debilite la musculatura. Más tarde pueden iniciarse ejercicios específicos para la espalda. Una vez ha pasado el episodio doloroso, el ejercicio y la higiene postural disminuyen el riesgo de que aparezca o se reproduzca una crisis.

Resultado de imagen para lumbalgia tratamiento
  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

En los pacientes en los que existen criterios específicos de selección, en casos concretos de hernia discal, estenosis espinal o espondilolistesis o escoliosis progresiva en niños o adolescentes, los especialistas pueden valorar la realización de una cirugía.

Espero que esta información te sea útil. Recuerda que con Smart Doctor cuentas con atención médica a domicilio y orientación en línea.

¿Ya tienes la app en tu celular? Descárgala aquí

  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn
Shares