Shares

La demencia senil y el Alzheimer son enfermedades que para el 2030 afectarán a más de 7 millones de adultos mayores en Latinoamérica y el caribe. Acompáñanos a revisar más a profundidad sobre cada una de estas.


  • Faceboook
  • Twitter
  • LinkedIn

1. ¿Qué es la demencia senil?

Aun cuando ha sido un término ampliamente utilizado a lo largo del siglo XX, y todavía hoy en día, lo primero que hay que dejar claro es que no existe la demencia senil. La vejez, per se, no es causa demencia, ni todas las personas que alcancen una edad avanzada tienen por qué desarrollar demencia de forma ineludible, que es lo que indicaría el término demencia senil.

2. ¿Qué es la Enfermedad de Alzheimer?

La causa más frecuente de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que representa aproximadamente el 75% de todas las demencias. Es una enfermedad neurodegenerativa, de curso insidioso y progresivo, cuya causa aún es incierta y en la que se imbrican factores genéticos y ambientales.
En su forma típica, los primeros síntomas afectan a la memoria inmediata, a la denominada memoria episódica, con dificultades para codificar y guardar la información. Progresivamente se afectarán otras funciones cognitivas (lenguaje, orientación, capacidad de juicio, etc.) y conductuales, determinando la pérdida de la persona afectada de la capacidad de valerse por sí misma en su vida cotidiana.
La enfermedad sintomática suele transcurrir de forma lenta y progresiva a lo largo de 12-15 años, y se verá influenciada por factores que tienen que ver con la propia salud de la persona (enfermedades vasculares cerebrales, medicaciones, infecciones, etc.) y el entorno donde ésta se desenvuelva.

Puedes leer: LAS 5 RAZONES DE POR QUÉ DEBERÍAS CONTAR CON UN MÉDICO A DOMICILIO

3. ¿Cómo saber si tengo Alzheimer?

Estas son las 10 señales más frecuentes que pueden indicarte que padeces de Alzheimer:

1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana. Una de las señales más comunes del Alzheimer, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes.

2. Dificultad para planificar o resolver problemas. Algunas personas experimentan cambios en su habilidad de desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad en seguir una receta conocida o manejar las cuentas mensuales.

3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre. A veces pueden tener dificultad en llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

4. Desorientación de tiempo o lugar.A las personas con el mal de Alzheimer se les olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí.
5. Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente. Para algunas personas, tener problemas de la vista es una señal del Alzheimer. Pueden tener dificultad en leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, lo cual puede causar problemas para conducir un vehículo.

6. Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito. Los que padecen del Alzheimer pueden tener problemas en seguir o participar en una conversación.

7. Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrasar sus pasos. Una persona con el Alzheimer suele colocar cosas fuera de lugar. A veces, es posible que acusen a los demás de robarles.

8. Disminución o falta del buen juicio. Las personas que padecen del Alzheimer pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden y que presten menos atención al aseo personal.

9. Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales. Una persona con la enfermedad de Alzheimer puede empezar a perder la iniciativa para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes.

10. Cambios en el humor o la personalidad. El humor y la personalidad de las personas con el Alzheimer pueden cambiar. Pueden llegar a ser confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas.

4. ¿Se puede prevenir el Alzheimer?

Existen varias formas de prevención, que van desde una buena alimentación hasta ejercicios para estimular la memoria. Pero casi siempre esta “prevención” sólo evita la progresión de la enfermedad, más no su presencia.
Entre las actividades que se deben realizar para prevenir el avance del Alzheimer tenemos:
• Actividades y juegos que ejercitan y ayudan al razonamiento y la comprensión: Juegos que impliquen el desarrollo mental como crucigramas, dominó, sudoku, scrabble, rompecabezas, juegos de mesa, juegos de carta etc.
• Actividades físicas que impliquen coordinación motora: Baile, ejercicios, yoga, tai chi, natación etc.
• Actividades sociales: Frecuentar amistades y familiares, pertenecer a un grupo social. Toda actividad que ayude a rememorar recuerdos y generas nuevas experiencias.
• Actividades laborales y creativas: Todas aquellas actividades cotidianas, así como actividades que implique el uso de la creatividad (pintar, escribir, estudiar, leer etc.).

5. ¿Qué debo hacer si un familiar tiene Alzheimer?

Después de un diagnóstico médico, el paciente debe tener un cuidado especial de parte de sus seres queridos o una institución médica buscando mantener una buena calidad de vida, manteniendo su integridad física y dignidad.

Shares